Una de indios

0

Soy Beatriz Angela Nolasco Urchaga
Estudié magisterio, profesorado de inglés y dos años más para ser profesora de preescolar. Estudie psicología pero pensé que un buen maestro podía evitar futuros pacientes de psicólogo.
Trás años trabajando en casa realicé cursos de cine y literatura. Volví a la facultad de filosofía y letras para talleres de escritura. Volví a la docencia, hice la carrera de bibliotecaria a los 50 años y trabajé con alumnos de primaria y secundaria. Realicé aun más cursillos, canté como soprano primera en el coro que acompañaba a la Sinfónica de Galicia bajo la batuta de Maximino Zumalave. Hice 5 años en el cuarto ciclo de la Universidad de Santiago y en el continúo.

A partir del siglo XVI por las aguas argentinas empezaron a transitar barcos europeos de todas las nacionalidades. Sobre todo en los siglos XVIII y XIX pasaron miles durante años. Arrasaron con ballenas, lobos y elefantes marinos, pingüinos. Hicieron aceites, robaron pieles y personas, jóvenes varones indios para que los guiaran y mujeres para su placer. De nada les sirvió la hospitalidad nativa que les ayudó a construir nuevas barcas o en un naufragio.

En 1833 mientras una embarcación estadounidense y enseguida una inglesa, se apoderaban por la fuerza de nuestras Islas Malvinas, otra nave Británica la Beagle se encontraba en el canal de los indios Ona, para los Yámana, a bordo viajaba un joven Charles Darwin que tomaba datos para su teoría de la evolución y se expresó así “son los hombres más desgraciados del mundo a causa de la perfecta igualdad que reina entre sus individuos. Actualmente, si se les da a uno de ellos una pieza de tela, la desgarra en pedazos y cada cual tiene su parte . Nadie puede ser más rico que su vecino. Parece imposible que el estado político de Tierra del Fuego pueda mejorar en tanto no surja un jefe cualquiera provisto de un poder suficiente . Por otro lado es difícil que surja un jefe mientras todos estos pueblos no adquieran la idea de propiedad, que les permita manifestar superioridad y acrecentar poder…

Este pueblo se reunía en una cabaña de ceremonias, los participantes con el cuerpo pintado con líneas y puntos en negro, blanco y rojo, el chamán con un tocado de albos plumones. Los mayores les enseñaban a los chicos.                                                  

“Ante todo, nosotros, hombres y mujeres, debemos ser buenos y útiles a la comunidad…

Cada cual debe tener autoridad sobre si…

Levántate temprano todas las mañanas, pues entonces estarás siempre dispuesto…

Muéstrate respetuoso con las personas ancianas. Ayuda a los huérfanos. Lleva algo de comer a los enfermos…

Cuando te cases ayuda a tu mujer en todo…

No te pongas a escuchar lo que hablan …tampoco curiosees acerca de los demás… atiende primero a los forasteros…

Cuando alguno te diga palabras fuertes o te insulte, retírate…después habla a solas con aquél que te ofendió, cuando los dos están más tranquilos…

No hurtes nada a nadie…si te falta algo, pídeselo a tus vecinos…

Piensa que los demás tienen los mismos sentimientos…”

Sería bueno recordar que como cualquiera sabe “salvaje” es sinónimo de libre, auto-orientado, animal o persona, en tanto civilizado es doméstico, domesticado, que hace lo que otro le hace hacer.

Estos indios desde hace más de 10.000 años pescaban en familia, nadaban, cazaban, y construían las armas necesarias para cada tarea, también las mujeres hacían ornamentos con conchillas y hueso. La fauna que los rodeaba, mamíferos marinos, zorros, guanacos, cuises, lobos, aves, unas 515 subespecies, 45 variedades de vegetales, algas, bayas, semillas con las que hacían harinas, huevos, raíces, hongos. Cantaban y bailaban, hacían música. Eran además profetas, chamanes de ambos sexos, artesanas y artesanos, grandes corredores de carreras.

Sus “visitantes”…cazadores de oro, cañones piratas, viruela, tisis, sífilis, sarampión. El alcohol y las balas concluyeron la tarea civilizadora…Francis Drake, capitán Cooke, balleneros suecos, noruegos, loberos norteamericanos, algunos envenenaban los restos animales para “eliminar nativos”. Lavaderos de metal introducidos por el judío rumano Popper, a quien le gustaba fotografiarse con “las piezas cobradas” indios muertos a escopetazos… yugoeslavos, austríacos, dinamarqueses. Muchos fueron especialistas en ” cazadores de indios”, ingleses, escoceses, irlandeses, italianos y suizos, se pagaba en libras esterlinas por el par de orejas, testículos y senos.

Recién a partir de 1984 alrededor de 10 descendientes reciben pensión del gobierno democrático. Perón era nieto de una aborígen y nunca hizo nada por ellos.

Mi homenaje personal a los aborígenes de sur a norte…

Patagonia, Pampa, Andes, tierra de Mapuches, Tehuelches y Pampas, artesanos de telares, manos y escenas de caza pintadas en la cueva de la provincia de Santa Cruz, donde reinaban el tigre de dientes de sable,  el caballo americano antiguo, el puma y el ñandú.

Litoral y Mesopotamia los Guaraníes que trabajaban piedras semipreciosas.

Chaco, los wichís, mujeres tejedoras de fibras vegetales creando hermosas piezas. Los tobas.

Sierras centrales de Cuyo, Andinos, en el noroeste Salta, Jujuy, Tucumán, Catamarca.

Son muchos pueblos, muchos nombres y muchas sus artesanías y obras de arte, Menhir piedras talladas de la altura de una persona, cerámica, etc, etc.  Y muchos los próceres y militares argentinos Juan M. de Rosas, el Gral Roca, cumpliendo la ley Mitre, Martín Rodríguez, que también se unieron al exterminio.

Ha sido muy doloroso, pero les debía esto a los verdaderos dueños de esa tierra.

Me he basado en el libro Los aborígenes de Argentina de Guillermo E. Magrassi  que posee además una extensa bibliografía.

Share.

Leave A Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies