Carta abierta al concello de Ames de una madre indignada

7

Siempre había pensado que la labor de la policía municipal era velar por el bienestar y la seguridad de sus vecinos. Pero como uno nunca deja de aprender, acabo de descubrir que, al parecer, también puede realizar otro tipo de funciones. Por ejemplo, presentarse en el colegio de tus hijos (Ventín) para averiguar si la “manifestación” convocada por algunos padres en apoyo a su conserje tiene permiso de la Delegación del Gobierno.

Sé que al leer estas líneas muchos estaréis tan sorprendidos como yo ante una visita que, como mínimo, podría interpretarse como un exceso de celo en el cumplimiento y en la interpretación de la ley, sobre todo teniendo en cuenta que, desde el principio, se dejó claro que la intención de las familias era concentrarse en el interior del centro, de forma pacífica y lo menos ruidosa posible para no molestar ni a niños ni a profesores. Las familias de Ventín somos peleonas pero peligrosas, de ninguna manera.

Sólo un 40% de los ayuntamientos gallegos tiene policía local. Un privilegiado grupo al que pertenece el Concello de Ames. Me parece razón más que suficiente para exigir a nuestros gobernantes que hagan un uso racional, responsable y objetivo de los efectivos que integran un cuerpo de policía bajo su mando, pero no a su servicio. Por eso, que una patrulla dedique parte de su valioso tiempo a interesarse por los permisos con los que cuenta o no una concentración pacífica de padres y madres (tres días antes de que se produzca) no me parece de recibo. Y no me lo parece porque O Milladoiro, el núcleo más poblado de Ames, ha sido víctima en los últimos meses de una serie de hechos delictivos y vandálicos que exigen un esfuerzo extra y una unidad de acción por parte de todas las fuerzas de seguridad que muchos vecinos echamos en falta.

Quizás si el Gobierno de Ames estuviera más atento a lo que ocurre en sus barrios por las noches, al origen de la sorprendente plaga de gatos (y de ratas) que asola alguno de los parques en los que nuestros hijos tienen derecho a jugar o a los problemas de salubridad y seguridad que conlleva permitir la celebración de las fiestas de la Madalena sin instalar ni un solo urinario público en la zona ni movilizar un dispositivo policial en condiciones, no me indignaría tanto comprobar que, en cambio, sí sigue con sorprendente atención todas las iniciativas impulsadas a través de redes sociales por la comunidad educativa de Ventín.

Puede que mi problema sea que no soy capaz de entender el riesgo que entraña para la seguridad de O Milladoiro que un grupo de padres se reúna en el colegio de sus hijos (con permiso de la dirección) para escenificar su apoyo y agradecimiento a Pepe Casas. Llámenme loca pero creo que, hasta la fecha, las familias de Ventín no hemos ido por ahí quemando contenedores ni asaltando garajes; sin embargo, parece que para el Concello de un tiempo a esta parte somos el enemigo público número 1.

Si lo que le preocupa al equipo de gobierno, en cambio, es nuestra protección, también pueden estar tranquilos. Las familias de Ventín nos sabemos defender muy bien solas. Llevamos años demostrándolo con creces.

Pero si mi intuición no me falla y lo que de verdad les quita el sueño es que nos concentremos y hagamos una peligrosa e incómoda demostración de fuerza en defensa de los intereses de nuestro colegio, lamento comunicarles que están tocando en hueso. Contamos con la autorización de la dirección del centro y por lo tanto, somos libres para reunirnos, pacífica y cívicamente, cuantas veces creamos oportuno. Y si al actual Gobierno de Ames no le gusta, tendrá entonces que venir a explicarnos por qué ahora le resulta tan incómodo el espíritu combativo que hace apenas dos años aplaudía y alentaba desde las bancadas de la oposición.

Firmado: una madre indignada

Share.

7 Comentarios

  1. Sorprende? Entiendo que así sea que un Alcalde entre a comentar, como cualquier vecino, publicaciones que se hacen de forma gratuita sin más seguimiento que el ruxe ruxe.. ya sé que no es habitual pero precisamente nuestra forma de gobernar es bien distinta y cercana.
    En cuanyo a lo de hacerlo por medio de una nota de prensa… pues bien dedicar a los servicios de prensa para contestar a una carta anónima no creo que sea de rigor, ya que son muchos los días que tendríamos que dedicarnos a hacer aclaraciones sobre rumores que nos puedan llegar. Otra cosa bien distinta es si de dicho rumor se hace eco un medio de prensa tratando de desacreditar cos falsedades nuestras actuaciones. Por último, lo de escudarse en la imposibilidad de contrastar lo que se manda es simplemente lo que da credibilidad, o no, al medio que informa y que por desgracia hoy en día brilla por su ausencia. Esa profesionalidad queda a elección de cada uno y el trabajo que conllevaba en este caso era una simple llamada que lógicamente no interesó hacer.
    Por otro lado, Sr. Ivan Antón, mi comentario no iba dirigido a usted y sólo se remitió a explicar las acciones dirigidas por parte del Concello. Desmentir la acusación de la carta sobre que se envió a la policía a realizar esas actuaciones y comentar las medidas tomadas en materia de seguridad.
    No tendré problema alguno, como no lo tengo con ningún vecino, en recibirle y hablar sobre este asunto con usted. Así lo hago a diario con citas directas con múltiples vecinos que vienen a exponerme sus problemas o comentarios. Si así lo desea podré recibirle en Milladoiro el martes que considere, ya que ahí implementamos la atención directa con el Alcalde, o cualquier otro día en Bertamirans, previa cita concertada por agenda con gabinete. Reitero la invitación para poder de forma directa explicarle y escucharle. Un saludo

    • Uf! Alcalde, pois eu vexo este historial

      – Alguen escribe algo que lle doe
      – Vostede entra a trapo diciendoque minte. Xa lle vale.
      – outros voltean a tortilla con argumentos.
      – pártome co chascarrillo da piruleta
      – E o alcalde fala do seu libro

      XDDD isto parece telecinco

  2. Y quien dice o se plantea que sea cierto lo que aquí se publica? Acaso es contrastado por este “medio” que la policía local fue enviada a ese cometido por el gobierno o Alcalde?
    Pois ben, a contestación é NON!. En ningún momento enviouse a policía local a facer esa función xa que son outros os cometidos que esta policía ten no día a día. E precisamente unha desas labores é preparar cos Centros o inicio do curso e así foi como na rolda que fixo o Inspector polos centros no CEIP de Ventin atopouse coa convocatoria desta concentración e como responsable da policía informou ao Director que debían contar co permiso da subdelegación do goberno para que non tiveran problemas. O centro o informou á ANPA para que así o fixeran senón o tiña feito. Tal e como informa o inspector mesmo lle agradeceron a súa información.
    Creo que algúns co único obxectivo político de atacar por onde poden dedícanse a compartir e publicar falsedades sen importarlles a verdade.
    Polo tanto o Alcalde e o goberno non enviaron á policía local a solicitar permisos para a manifestación.
    No tocante as outras necesidade de seguridade decir que a policía local colabora diariamente nestas funcións coa Guardia Civil e ten acadado tal recoñecemento pola propia delegación do goberno. A seguridade do Milladoiro é unha prioridade que se ten manifestada polo goberno á propia Policía reafirmando a presencia policial no Milladoiro nos últimos meses.
    Asinado o Alcalde de Ames.

    • Desde Lindeiros so dicir que sorprende que un alcalde resposte nun comentario e non cunha nota pública a tódolos medios. Por outro lado o formato”cartas ao director” non é algo que esixa o contraste de todo o que se publica xa que sería imposible; esta sección quere sempre ser un altavoz dos cidadans e o medio debe velar pola educación no publicado e preservar os datos dos que publican e polos a disposición da xustiza si fora necesario. En todo caso invitamos ao alcalde a unha entrevista, como xa fixemos co concelleiro de educación, para que teñan un espazo similar ao do afectado.

    • Señor Jose, con el debido respeto, aceptemos que el funcionario en cuestión comprobaba el estado de Ventín (por cierto, un CEP que no CEIP) días antes del inicio del curso, alzó la vista al cielo y, leyendo en las estrellas la existencia de una concentración (que no manifestación) en defensa de su conserje, entró en las dependencias del centro a advertir al director de que el ANPA debía tener en regla los papeles antes de celebrar dicho acto. Aun siendo así, creo que la legislación española avala el derecho de reunión, que fue lo que hicieron este lunes democrática y pacíficamente un grupo de padres en Ventín.

      En todo caso, un alcalde no debería evitar su parte de responsabilidad cuando un subordinado actúa de este modo (aunque no fuera a instancia suya) dentro de su horario laboral. Si el agente lo hizo con buena fe o no, es una cuestión subjetiva y, por tanto, indemostrable. Pero el hecho constatable y confirmado por usted mismo es que el agente estuvo en Ventín y preguntó si la concentración de padres tenía autorización de la Subdelegación del Gobierno. No entremos ahora a discutir si fue antes el huevo o la gallina. Y si su intención era proteger al centro y a las familias, perdóneme, pero el efecto conseguido fue más bien intimidatorio.

      En cuanto al tema de la seguridad ciudadana.

      El sábado 3 de septiembre de madrugada un grupo de 8 personas salíamos de un local de la céntrica rúa Anxeriz cuando nos encontramos de frente con un hombre encapuchado y enmascarado mientras,de fondo, sonaba una alarma. El individuo no pareció inmutarse ante nuestra presencia. De hecho, la sensación general fue que estábamos nosotros más incómodos con la situación que el aparente delincuente. Nuestra reacción inmediata fue llamar a la policía pero al volver a pasar por la zona 20 minutos después, no había ni enmascarado ni policía en el lugar de los hechos. Quiero pensar que los agentes sí acudieron a nuestra llamada pero el problema es que, en este tipo de casos, la inmediatez es fundamental. Y por desgracia los vecinos de O Milladoiro sabemos que no es un hecho aislado. Por eso creo que probablemente esté utilizando muy a la ligera la palabra “prioridad” en su comentario.

      Sé que también podría contestarme recurriendo al típico argumento de que la policía hace todo en lo que está en su mano. No quiero que se me malinterprete ni que desvíe mis críticas hacia un grupo de funcionarios que no dudo que hacen lo posible por ayudar a los vecinos y con una plantilla no todo lo numerosa que debería ser para atender a una población de casi 30.000 habitantes.

      Por otra parte, el que firma, nunca ha estado adscrito a formación política alguna por lo que, le suplico, no recurra a las típicas falacias cuando se queda sin argumentos para desacreditar la opinión de uno de sus vecinos que ha sufrido, como muchos otros, el abandono de O Milladoiro por parte del anterior gobierno. Por el contrario, le pido que entienda la desilusión que guía mis palabras al comprobar que, a pesar del drástico cambio en el Concello, todo sigue igual.

      Tampoco puedo pasar por alto el hecho de que usted vea el fantasma de la politización tanto en esta carta abierta como en mi comentario. Como ciudadano le diré que somos muchos los que estamos cansados de que cada vez que alzamos la voz para denunciar algo que creemos injusto o que no cumple las expectativas depositadas en nuestros gobernantes automáticamente se nos acuse de actuar guiados por la oposición o por intereses espúreos. ¿No se les ha ocurrido pensar que simplemente queremos que nos escuchen y que gobiernen de cara a la ciudadanía y no desde los despachos? Aunque ahora le parezca que no, de las críticas también se aprende y mucho.

      Pero para no dejarle mal sabor de boca, si lo prefiere puedo decirle que, en realidad, todo en O Milladoiro es de color de rosa, que vivimos en la calle Piruleta y que lo que se cruza con nuestros hijos en el parque no es un grupo de ratas sino un conjunto de amables políticos haciendo campaña para alguna de las múltiples elecciones en las que nos tocará ejercer (varias veces incluso, como si se tratara del Día de la Marmota) nuestro democrático derecho al voto. Supongo que entenderá el sarcasmo.

      No voy a dedicar una línea más a debatir sobre este asunto. Si desea que cambiemos impresiones en persona de vecino a alcalde, no tendré inconveniente en facilitarle mis datos a través de este medio de comunicación.

      P.D. (1): ¿Y quién dice que las palabras a las que estoy respondiendo pertenecen al señor alcalde? Porque puestos a contrastar, quizá deberíamos exigir a todos los medios de este país una prueba de ADN antes de permitir que alguien cuelgue un comentario en un medio digital.

      P.D. (2): Buenas noticias. Mientras valoro los pros y contras de exponerme al responder al comentario firmado por el Alcalde de Ames (por desgracia es algo que hay que plantearse en la sociedad en la que nos ha tocado vivir) leo que Blas García, el concejal de urbanismo, acaba de publicar en su cuenta de Facebook un aviso relativo a que ya se está actuando en la desratización de la zona del parque infantil entre Palmeiras y Agro do Medio. Quizá sea una señal.

      Firmado Iván Antón.

  3. Me causa impresión que pueda incomodarle que, dentro de la legalidad, se haga uso de un edificio público para llevar a cabo una concentración pacífica y acabe su comentario con la frase “tampoco hagamos un caballo de batalla en lo que hace o deja de hacer la policía municipal”. ¿Acaso estos funcionarios no son un recurso público también al servicio de todos los amienses?

    En Ames, tenemos la suerte de contar con un cuerpo de policía local y, si bien su razonamiento acerca de la propiedad de las infraestructuras es acertado, un buen gestor siempre debe establecer prioridades a la hora de emplear los recursos públicos. En O Milladoiro tenemos, entre otros problemas achacables a una cuestionable gestión pública, uno grave de seguridad ciudadana y entenderá que muchos preferimos que se prioricen las acciones para buscar una solución a esta situación frente a la molestia que pueda suponerle a usted que un grupo de padres se reúna en un centro público propiedad de todos los ciudadanos.

  4. Sin querer crear polémica me parece un poco fuera de lugar esta carta. Todos sabemos que cualquier manifestación está controlada y más si se utiliza para eso un edificio público, repito, público, que no es de los padres ni de los profesores, es de todos los amienses. Así que ahora tampoco hagamos un caballo de batalla en lo que hace o deja de hacer la policia municipal.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies