¿Esta televisión?

0

Soy Beatriz Angela Nolasco Urchaga
Estudié magisterio, profesorado de inglés y dos años más para ser profesora de preescolar. Estudie psicología pero pensé que un buen maestro podía evitar futuros pacientes de psicólogo.
Trás años trabajando en casa realicé cursos de cine y literatura. Volví a la facultad de filosofía y letras para talleres de escritura. Volví a la docencia, hice la carrera de bibliotecaria a los 50 años y trabajé con alumnos de primaria y secundaria. Realicé aun más cursillos, canté como soprano primera en el coro que acompañaba a la Sinfónica de Galicia bajo la batuta de Maximino Zumalave. Hice 5 años en el cuarto ciclo de la Universidad de Santiago y en el continúo.

Quiero decir que cuando me refiero a cosas del cine, o como voy a hacer ahora sobre televisión, no hablo de España sino de muchos países, este es un fenómeno, desgraciadamente mundial.
Por supuesto,  no digo no ver televisión ni no tenerla, por suerte podemos decidir si cambiar o apagar el aparato.
Si por alguna razón tenemos tiempo de verla, me entristecen los debates políticos o noticieros, enterarme de cosas que no deberían pasar que no logramos cambiar. 

1- Noticieros. ¿Cómo es posible que en horario de protección al menor se den detalles de cómo un padre mató a su hijo?, o, en el caso de una joven violada, se describan hechos que no aportan nada y sí aumentan el dolor de familiares y amigos.

2.-  Tal vez si a los corruptos, después de hacerles devolver lo robado y antes de entrar en prisión, se les obligase a colaborar con los comedores sociales para gente sin recursos y con los bancos de alimentos. Tal vez si se les obligase a visitar a los sin techo a altas horas de la noche acompañados de una o un asistente y todo esto que lo cumplan, por lo menos, durante un año, Tal vez ¿Cambiarían las cosas?.

3.-  Las telenovelas…Siempre he creído que una buena campaña de control de la natalidad y medios anticonceptivos las  podrían erradicar en un 95%. Siempre hay gente sentada en sofás que suspiran sonoramente, no sé si cansadas o angustiadas, se levantan y se sientan en una silla del comedor…el  tema de conversación…esa chica tan bella, purísima, buenísima y victimísima está… oh no!… embarazada. Hay dos grupos a su alrededor, los que se avergüenzan y los que tratarán de eliminar, no al niño, no …¡a la madre!.

A esto hay que agregarle que todas estas historias están basadas en el cuento de la cenicienta. La chica despojada de sus bienes, porque es una chica bien, y maltratada por gente malísima. Hasta que aparece el príncipe, guapísimo, buenísimo, que será su salvador. Pero él no trabaja pero su pueblo lo hará por él .

Lo que tienen de bueno estas historias es que como siempre repiten las mismas cosas no hay que verla todos los días, con verla cada 10 días más  o menos…ya está.

4.- Y los realitis?…Se trata de elegir gente que está dispuesta a sacar las miserias de sus amigos-compañeros, unos contra otros, lloran, se reconcilian y todo vuelve a empezar. Son como episodios, larguísimos, a cada uno le toca el suyo. Hace falta alguien con pocos conocimientos que siempre dice la verdad y lo que se le viene a la cabeza, o sea…”sincera”, esa sinceridad que nadie pide si no va a ser útil. Y hay gritos, la moderadora o moderador sonríe y pide calma en el último momento, una sonrisa de complacencia asoma a sus labios, lograron la tensión deseada. No hay mucha diferencia con ciertos debates de comentaristas de política. O conseguir vídeos de la infidelidad en una pareja y a la vez acosar a preguntas a quien la sufre. ¿A quién se le ocurre que el público pueda disfrutar con ver gente que lo pasa mal? ¿Ustedes creen que hay sadismo en ver como una chica sufre en los teleteatros?

5.-  La publicidad, aparte de larguísima y aburrida, ha de ser más creativa. Algunos spots recuerdan spots de los 60´…y no me digan que son “vintage”. Una modelo poniendo el producto al lado de su cara y señalando con el dedo índice…¡Vamos!

Déjenme creer que hay otra televisión o puede haberla, sin que cada vez que la encendamos alguien  nos dispara un tiro. O, si vemos un programa de decoración, por ejemplo, aparezcan los que apuran a los albañiles o decoradores  para  llegar a tiempo. Siempre el tiempo.

Hay buenos programas de historia, incluidos  los de ovnis, los de viajes. Y  los de cocina, que tratan bien al segundo placer que tenemos, que consiguen hacer de ese acto de amor, un arte y una alegría. Sin desvalorizar a los que desean ser chef, cocinar debe ser algo tranquilo, con tiempo sin estrés que deje un sabor agridulce. El stress se vuelca en la comida ¿o no?.

Sé también que debe haber para todos los gustos…si claro, pero creo que no nos hace bien el pan y circo. Los conciertos, óperas,  videos de arte en general, pintura, escultura, danza, comentarios de libros,  reportajes  a  escritores , buen cine, ferias de antigüedades, caza tesoros, películas, series y deportes. Eso sí es para todos y eso también lo veo en televisión.

Share.

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial