Somos más

0

Soy Beatriz Angela Nolasco Urchaga
Estudié magisterio, profesorado de inglés y dos años más para ser profesora de preescolar. Estudie psicología pero pensé que un buen maestro podía evitar futuros pacientes de psicólogo.
Trás años trabajando en casa realicé cursos de cine y literatura. Volví a la facultad de filosofía y letras para talleres de escritura. Volví a la docencia, hice la carrera de bibliotecaria a los 50 años y trabajé con alumnos de primaria y secundaria. Realicé aun más cursillos, canté como soprano primera en el coro que acompañaba a la Sinfónica de Galicia bajo la batuta de Maximino Zumalave. Hice 5 años en el cuarto ciclo de la Universidad de Santiago y en el continúo.

Cuenta Stefan Zweig que leyó una vez un relato ocurrido durante la revolución francesa:  después de cuatro años de sucesos dramáticos, el rey Luis XVI, sería ejecutado.

A sólo una pedrada de la Plaza de La Concordia, una fila de pescadores a lo largo de la ribera del Sena pescaba tranquilamente, atentos al corcho que flotaba en el agua, con la misma indiferencia que sentían antes de la revolución. Ni siquiera volvieron la cabeza con el ruido atronador del público que anunciaba que el rey había sido aguillotinado.

Ahora lo entiendo, decía el escritor, con un suceso cada día de tal dramatismo durante años, participamos?, sentimos compasión?.

La misma gente que participò con entusiasmo entre los que tomaron la Bastilla ya no podían soportar tanta tensión, hay un cansancio, ganas de olvidar, una especie de parálisis y solo el trabajo requiere nuestra atención.

Digo yo, como en casos extremos se amputa un miembro del cuerpo para que este siga vivo?…

Por suerte no siento aún ese cansancio, esa indiferencia, esa palabra siempre me recuerda a la mirada de una vaca.

Es peligrosa, es empezar a morir de algún modo, es sentir como se va secando ese flujo mágico que nos da entusiasmo, es decir, el amor y el humor con el que debemos contar para sentir las ganas de cambiar las cosas.

Sobre todo no olvidar una frase…”no lo puedo permitir” y a pedir explicaciones.

A todos se nos debería explicar la existencia del timo, una pequeña glándula del tamaño de un dedo meñique ubicada entre la garganta y el esternón. Tiene que ver con la capacidad de inmunidad, y está conectada con el cerebro, si la tocamos con suavidad repetidas veces nos da sensación de bienestar.

Si vamos a hacer una radiografía debemos pedir un protector para el mismo, ya que la radiación la daña, es una especie de babero. Si no la piden no se les ofrece, pero está en los centros de salud, y se han observado timos dañado, quemados,  en gente muerta que ha sido  expuesta a radio y quimioterapia..Y pensar que el timo ayuda a tener defensas.

Por lo tanto,  bueno es cuidar no sólo el timo sino nuestra lengua también, ellas son  dos armas que nos olvidamos muchas veces  que nos servirán como defensa.

Recordemos también que somos más los que somos honestos, creemos que puede haber una justicia libre, bancos sin usura, que creemos en el trabajo, la creación y el continuo aprendizaje que nos hace mejores cada día.

No  debemos dejarnos vencer por los corruptos y los que son indiferentes a ellos. 

Debemos vencer a aquellos que son menos que nosotros, en todos los sentidos.

Share.

Leave A Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies