Cartas ao director: polémica nas últimas oposicións á Xunta

0

Chéganos ás Cartas ao director esta comunicación sobre o ocorrido nas últimas oposicións celebradas en Silleda con rogo de publicación.

Si quereden enviar unha carta o podedes facer a redaccion@lindeiros.com especificando no asunto que se trata dunha “carta ao director”. No corpo da mensaxe tedes que incluír os datos de quen a envía que non se publicaran si así o solicitades.

As cartas son publicadas íntegras e tal como son recibidas.


Polémica en las oposiciones de la xunta

Martes por la tarde en Silleda, día del segundo examen de las oposiciones de acceso a más de 300 plazas de auxiliar administrativo de la Xunta de Galicia. Examen de informática y mucha competencia, con casi 3000 aspirantes convocados.

Hasta ahí todo parece normal, pero lo que se presumía un examen más de oposición se convirtió en una gran polémica para la Administración de Núñez Feijóo y una frustración e impotencia enormes para la mayoría de los opositores, que no daban crédito ante la sucesión de catástrofes que se fueron sucediendo a lo largo de la tarde.

Presentarse a un examen de oposición supone mucho nerviosismo, pues estamos hablando de condensar en una prueba muchos meses y años de intenso esfuerzo, tanto personal como económico, para lograr un digno puesto de empleo que nos permita poder vivir con cierta tranquilidad y con la garantía de unos derechos laborales mínimos. Pero si al nerviosismo lógico de la situación se le añade la espera de hora y media para empezar a hacer el examen, el asunto se vuelve más complicado todavía.

Pues hora y media es el tiempo que ha sido necesario para que los miembros de seguridad cachearan uno por uno a cada aspirante a las puertas de los pabellones antes de entrar al examen. Es comprensible que, ante la magnitud del evento, por lo que está en juego y por la cantidad de personas convocadas, se extremen las medidas de seguridad para evitar que nadie haga trampa empleando algún tipo de dispositivo electrónico no permitido para copiar o que se acceda con chuletas, pero lo anecdótico se vuelve escándalo cuando, aún después de ese arduo cacheo, se descubre durante el examen que un opositor llevaba, presuntamente, algún tipo de micro cámara o pinganillo incrustado en las gafas y estaba haciendo uso de ello para copiar en el examen. Todo ello amenizado con la espectacular entrada de la policía en el lugar de examen, ante la mirada atónita de los demás participantes en el proceso.

Pero ahí no se queda la cosa ya que, posteriormente, otro aspirante es pillado in fraganti copiando de una chuleta que llevaba escondida y que los detectores de seguridad ni los ojos de los vigilantes habían detectado.

Finalmente, cuando se termina el tiempo de examen y suena la alarma que así lo indica, hay un examen que desaparece misteriosamente, y durante 25 minutos los miembros de la organización no dejan de correr de un lado al otro en busca del examen perdido, hasta que, por fin, un opositor decide entregar el examen, que o no se lo habían recogido por algún presunto error, o no le había parecido suficiente el tiempo para acabar todas las preguntas en el tiempo establecido para realizar la prueba.

Por si las emociones habían sido pocas a lo largo de la tarde, la desorganización en la prueba se hizo patente a cada rato, con alumnos no identificados correctamente mediante DNI, el presidente del tribunal interrumpiendo cada dos por tres por megafonía para anunciar errores en el examen escrito en versión gallega, diciendo que se paraba el tiempo, pero en realidad el tiempo corría y todos seguían contestando preguntas. Menos los aspirantes que hacían el examen en gallego, que tenían que parar para corregir su examen. ¿Y la tan mencionada igualdad?

Aunque la emoción más fuerte, sin duda, han sido las preguntas del examen de informática, más dignas de un proceso de acceso a la plantilla de la empresa de la propia LibreOffice (programa del que nos examinábamos) que para ser auxiliar administrativo de la Xunta de Galicia, donde, es necesario recordar, el título académico exigido es el de Educación Secundaria Obligatoria.

Sin embargo, la redacción del examen, el planteamiento de las preguntas, dejaba bastante que desear, con muchas ambigüedades, imprecisiones, faltas totales de rigor, respuestas con datos que no se aportaban en el enunciado, y un largo etcétera de despropósitos que han propiciado la unión de muchos opositores y academias para alegar alrededor del 50% de las preguntas, por no ser claras, por no ser correctas las opciones de respuesta dadas por válidas por el tribunal o por no corresponder con la versión del programa que se exigía en la convocatoria, que es vinculante.

Sin entrar en detalles exactos de cifras, es sabido que los miembros de los tribunales de oposiciones perciben, por estas labores, unas dietas que pueden rondar los 3000€ por proceso selectivo, además del supuesto prestigio que puede otorgarles el hecho de que su nombre aparezca como miembro de un tribunal. Es por eso resulta todavía más indignante que se plantee un ejercicio de oposición que no ha pasado ningún tipo de revisión previo, que ni se redacta gramatical ni lingüísticamente de forma correcta en los dos idiomas oficiales de Galicia y que, pese a indicarlo la convocatoria, no mantiene en ningún momento la proporcionalidad de las preguntas con la materia objeto de examen.

Este tipo de actuaciones por parte de los tribunales de oposiciones de la Xunta de Galicia es habitual, con anulaciones de preguntas durante la realización de los exámenes o con infinitos errores, pero en esta ocasión la cosa es todavía más seria. Es por eso que muchos opositores y preparadores se están organizando para exigir la repetición del examen y la depuración de responsabilidades por todos los sucesos ocurridos durante la celebración del examen.

Sin duda, este proceso, convocado en 2019 y paralizado por la pandemia, tiene visos de ir para largo y, tal vez, acabar en los juzgados.

Share.

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial